96 387 70 69 info@foreplanner.com

LA CRISIS DEL CORONAVIRUS origina desbastecimiento en empresas de todo el planeta

LA CRISIS DEL CORONAVIRUS origina desbastecimiento en empresas de todo el planeta
Por Carolina Fernández Iglesias .-

Situaciones de desabastecimento provocadas por COVID-19. Coronavirus

A estas alturas, es difícil no saber lo que es el COVID-19, ni ser conscientes de los estragos que está causando a nivel mundial, entre ellos el desabastecimiento.

Actualmente, con más de 650.000 contagios, en al menos 175 países, la situación ha sido calificada por la OMS (Organización Mundial de la Salud) como pandemia, con un nivel de alarma “muy grave”.

Además de ser el causante de la muerte de más de 20.000 personas en Europa, el Coronavirus, se ha convertido también, en un importante problema desde el punto de vista económico.

Oxford Economics, en sus primeras estimaciones, predijo que, de continuar la progresión actual, el Coronavirus podría dar lugar a unas pérdidas económicas de hasta 1 billón de dólares, cifra que representaría el 1,3% del crecimiento económico a nivel mundial, previsto para este 2020.

¿Cómo hemos llegado a esta situación de desabastecimiento?

Desde que surgiera el brote de Coronavirus en Wuhan (China), el 31 de diciembre de 2019 y el Gobierno del país decidiera ampliar las vacaciones del Año Nuevo Lunar para prevenir contagios, ya han transcurrido 90 días.

Esta medida temporal, que pronto pasa a ser indefinida, debido al creciente número de contagios y a las primeras muertes oficiales por Coronavirus, es una realidad que lleva al país asiático a una situación sin precedentes, con la ciudad de Wuhan convertida en una ciudad fantasma y toda China paralizada, o en cuarentena.

Cierre de fábricas, colegios, empresas, controles en las fronteras, ciudadanos en aislamiento voluntario e impuesto, hace que, en el resto del mundo, aumente la preocupación y las empresas vean comprometido su abastecimiento y por tanto su producción.

China, que desde los años 80 ha logrado ser el país con el mayor crecimiento económico y que desde 1990 a 2019 ha multiplicado el valor de su economía más de 200 veces, (según datos del Banco Mundial), no tiene rival en precio, como tampoco lo tiene en mano de obra barata, o en productividad y el resto del planeta lo sabe.

Este hecho, junto con la existencia de un mundo cada vez más globalizado y con China convertida, desde 2014, en la primera potencia mundial en PIB total, desbancando la hegemonía de EE.UU, ha dado lugar a una enorme dependencia de todo Occidente.

Problemas de desabastecimiento

Esta situación, sumada a industrias con cadenas de suministro cada vez más optimizadas y empresas caracterizadas por bajos stocks y producciones basadas en métodos just in time, han puesto en una delicada situación a miles de empresas, muchas de las cuales se están viendo obligadas a cerrar por la escasez de piezas y productos manufacturados procedentes de China.

Con este desalentador escenario, parecía inevitable la rotura de la producción  y los problemas causados por el desabastecimiento, que algunas empresas habían logrado esquivar, manteniendo a flote su producción, en mayor o menor medida, a través de modelos más flexibles de aprovisionamiento, que pasan por deslocalizaciones de la producción evitando tener el 100% de ésta únicamente en China.

En otros casos, las roturas en la cadena de suministro resultan inevitables, y la imposibilidad de producir termina originando ERTEs o vacaciones forzadas de la plantilla.

Mientras tanto, se detectan los primeros contagios fuera de China y comienza el efecto mariposa: cierre de empresas, teletrabajo, hospitales con desabastecimiento y colapsados, cancelación de vuelos, eventos deportivos, ferias internacionales, festejos, desplome de los mercados bursátiles.

Esta situación llega incluso, tras la declaración del estado de alarma, al confinamiento de aproximadamente un 43% de la población mundial y el cierre de las actividades no esenciales, que provocará, sin duda, un aumento en el número de trabajadores afectados por ERTEs «por fuerza mayor”, que supera ya el millón. Una interminable lista de sucesos que parece no tener fin.

Efecto de Coronavirus en el proceso productivo. Algunos casos de problemáticas ocasionadas por el desabastecimiento

En todo este mar de incertidumbre económica, información contradictoria, frustración y desequilibrio, las principales empresas luchan por mantenerse a flote como pueden, activando planes de emergencia para luchar contra el fantasma del desabastecimiento y el cese de la actividad y cierre temporal, o definitivo.

Impacto del covid19 en el sector automovilístico

Caso Seat: El sector automovilístico ha sido uno de los primeros castigados en esta crisis. La Planta Seat en Martorell (Barcelona), perteneciente al grupo Volkswagen, permanece parada desde el pasado 16 de marzo por la imposibilidad de mantener la producción, debido a los problemas de abastecimiento de piezas generados por la crisis del Coronavirus. Si bien Seat, presentó un ERTE para sus casi 15.000 empleados de una duración de entre 3 y 4 semanas, la realidad es que se desconoce la fecha final del mismo.

Caso Ford: Ford, que anunciaba ese mismo lunes el cese temporal de su producción en la fábrica de Almusaffes (Valencia) tras el positivo en Covid-19 de algunos de sus trabajadores, buscando garantizar la seguridad de sus empleados, ha presentado finalmente un ERTE de 180 días para sus más de 6.000 trabajadores.

Renault y Nissan no han tenido mejor suerte, y han anunciado también que aplicarán ERTEs entre sus trabajadores, esta última incluirá a 3.000 de los empleados que tiene en plantilla.

Impacto del covid19 en el sector del comercio

En empresas dedicadas a la venta a terceros, cuyos principales proveedores y fabricantes de, alrededor del 40% de sus productos, se encuentran en China, el efecto del Coronavirus en la cadena de distribución, podría llegar a ser catastrófico.

Caso Amazon: La clave en la gestión de esta crisis por parte de Amazon, podría estar en la rapidez de reacción, ya que, tras el estallido del virus, Amazon elevó considerablemente los pedidos a sus proveedores, en su mayoría mayoristas chinos, buscando evitar roturas de stock. Además, el gigante de las ventas online emplea stock de terceros, lo que le permite capear el temporal.

Otras empresas de venta online, de sectores tan diversos como moda, restauración, óptica, cosmético o parafarmacias, han optado por incluir gastos de envío gratuitos en sus webs, para así incentivar las ventas, contribuyendo y facilitando, además, al confinamiento de la población bajo el leitmotiv #yomequedoencasa.

Impacto del covid19 en el sector tecnológico

Caso Microsoft: Para el sector tecnológico, la crisis en China ya dio lugar a efectos devastadores en sus cuentas de resultados. Tal es el caso de Microsoft, que ha visto fuertemente comprometida su previsión de ingresos, a pesar de que aseguran no haber percibido disminución en su demanda, han confirmado, según The New York Times que “la cadena de suministro está recuperando sus operaciones normales, más lento de lo previsto», y que valoran trasladar parte de su producción fuera de China.

Caso Apple:  Por su parte, Apple, ya ha comunicado, que el lanzamiento de su nuevo modelo iPad Pro, podría verse comprometido por el efecto del Coronavirus, que ha afectado con especial virulencia a uno de sus principales proveedores chinos, Foxconn, reduciendo sus ingresos en un 15%, durante el primer trimestre del año.

Impacto del covid19 en el sector alimentación

En el sector de la alimentación, encontramos la cara A y B de la moneda. Por un lado, las cadenas de supermercados como Mercadona, Consum o Lidl, han visto incrementadas sus ventas considerablemente, debido a las conocidas compras del pánico y el miedo al desabastecimiento.

El abastecimiento a sus tiendas, desde las plataformas logísticas, ha supuesto uno de los mayores retos a los que se han enfrentado, viéndose incluso obligados a tomar medidas en sus supermercados como la de limitar el aforo, establecer distancias de seguridad, o reducir su horario de apertura, para asegurar el descanso de sus trabajadores, que se han visto desbordados.

Caso Mercadona: Por este motivo, Mercadona anunció, el pasado viernes 13 de marzo, que premiaría el esfuerzo de sus empleados con una prima del 20% en su nómina de marzo, por su titánico esfuerzo a la hora de contener las oleadas de personas, que se acumulan en sus establecimientos cada día para comprar.

Caso Consum: Consum, además, ha limitado la compra por persona y día de un mismo producto a 6 unidades, y prácticamente todos han limitado las compras online y el servicio a domicilio, mientras toman medidas extraordinarias de seguridad instalando mamparas protectoras en las cajas, entregando gel y guantes o papel a los usuarios, y reforzando las medidas de limpieza y desinfección de las instalaciones.”

La cara amarga del sector, está representada por uno de los primeros grupos en sufrir el impacto del estado de alarma, el Canal Horeca (Hoteles, Restaurantes y Cafés), formado en su mayoría por pymes (más del 90%), que tuvieron que cerrar sus establecimientos de la noche a la mañana. Un cierre sin fecha de apertura, que probablemente tardará en llegar, y que se producirá en un entorno de crisis y caída del consumo.

En este contexto, grandes grupos como Alsea (Vips, Starbucks y Domino’s Pizza) o Restaurant Brands (BurgerKing) también han tenido que recurrir a ERTEs, tras la declaración del estado de alarma.

Impacto del covid19 en el sector turístico y de la moda

El sector turístico, el hotelero y restauración, así como el aeronáutico o el de la moda, están entre los más afectados por esta crisis.

Caso Inditex: El gran representante de la industria hotelera en nuestro país, el Grupo Meliá, ha presentado expedientes de regulación de empleo temporales, mientras que, en el mundo de la moda, compañías como Inditex, han decidido no acogerse, de momento, a esta medida, a no ser que la prorrogación del estado de alarma, haga inevitable los despidos. Sin embargo, una de las últimas compañías del sector, que sí han presentado un ERTE, ha sido El Corte Inglés, que afecta a casi 26.000 de sus empleados, sumándose así, a otras grandes firmas como la española MANGO, presentado un ajuste de casi 5.000 empleados, o la sueca H&M, con casi 6.000 de sus trabajadores.

Caso Vueling: Dentro del mundo aeronáutico, las aerolíneas han visto fuertemente afectada su actividad, debido al cierre de fronteras y la prohibición de realizar desplazamientos que no sean imprescindibles, por lo que también se han presentado varios ERTEs durante el estado de alarma. Iberia, Vueling o Ryanair, son algunas de las compañías que ya lo han hecho de manera oficial.

A la vez que la vida en ciudades y núcleos rurales se paraliza, lo hace también nuestra economía, pero este no será más que un punto y seguido en nuestras vidas y pronto volveremos, con fuerzas renovadas, a recuperar la actividad económica y la vida en nuestras calles y plazas.

¿Te ha gustado? Compártelo con tus amigos... Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin